Entradas

,

¿Por qué no te ha gustado el final de Juego de Tronos?

Llega el verano, las bicicletas, las expectativas, los finales…

 

Llegan los cierres de ciclo, los cambios de temporada, las nuevas etapas.

 

Y con ellas, llega el final de Juego de Tronos y todo lo que aprendí con él, todo lo que me apetece compartir contigo como forma de hacer el parón veraniego en el blog y ponerme en “modo caparazón” como dice una buena amiga.

 

Y quiero hacerlo en dos parte diferenciadas. Por una parte, los aprendizajes desde las tripas de esta épica serie y por otro, el aprendizaje de vida que desprende siempre a golpe de guión.

 

Admito que he tenido que asimilar el final, digerir bien todos los giros y cierres en tan sólo 6 capítulos. He tenido que hacerme a la idea de que ya no habrá más intrigas, de ahí que haya tardado tanto. Es necesario dejar reposar las emociones para que aparezcan los pensamientos de manera más clara.

 

¿Con qué me quedo esta temporada final?

 

  • Lealtad: he disfrutado de personajes que han sido leales a su esencia y no a lo que esperaba el público, a su naturaleza, con el mayor de los costes para ellos y para el desenlace final. Volverse un escudo humano mientras salvas la vida de otros y hacerlo con el mayor de los orgullos…eso visto, y en muchas ocasiones en esta temporada final.
  • Familia: he visto como el valor de la manada se da calor y se protege ante los ataques del invierno. En esa vida, que aunque no suene bonito, es una lucha y hay que buscar defenderse, hacer unión y hacerse fuerte frente a los enemigos. He llorado con familias rotas, fragmentadas en apariencia que unen lazos en momentos vitales y vuelven a ser tan fuerte como en sus inicios, aún siendo menos en número.
  • Honor: uno de los valores clave de la serie, transversal desde sus inicios, ese que alguno de sus personajes han tomado y dejado según conveniencia, destaca sobre manera en esta temporada final. Hay muchos momentos donde el honor está por encima de los propios intereses, incluso llegué a pensar que lo haría desaparecer (al poder, me refiero.…)
  • Poder: al igual que el honor, el ansia de poder ha estado entre bambalinas desde el amanecer de la serie (y de los tiempos). y constituye un pilar en este maravilloso entramado de casas y reinos. Y como guinda del pastel de esta temporada, el poder sin medida destruye todo lo bueno. Sin pudor, arrasando con todo lo que encuentra a su camino, como forma de ejercer lo que a uno le viene dado por derecho…
  • Venganza: he vivido venganzas individuales donde me he visto reflejada, incluso echado de menos alguna venganza más cruenta por deudas del pasado de los personajes.… Pero también he sufrido con venganzas sin sentido apoyadas en la corrupción y el poder que nunca llevan a buen puerto. Ya sea desde las alturas o a ras de suelo, la venganza nunca te lleva a un lugar hermoso.
  • Liderazgo femenino: reinas contra reinas, mujeres sumisas que acaban al frente de reinos independientes, heroínas justicieras y mujeres que cuidan de mujeres. Cuánto me ha gustado ver el papel PROTAGONISTA de la mujer en esta serie, temporada tras temporada. Cuánto…

 

 

¿Con qué aprendizaje de vida me quedo?

 

– Un final siempre es un final: y en este caso, ha levantado ampollas, literalmente. De repente, todos nos hemos vuelto críticos de series y narrativa y  hablamos de arcos argumentales como quien habla de la lista de la compra.

El final no ha gustado a su inmensa mayoría pero poco tiene que ver con el presupuesto final, las ganas de los actores de cerrar etapas o las prisas de producción por pasar a otro negocio.

Un final implica siempre un cambio, algo a lo que habías estado acostumbrado “de repente”…se esfuma. Y eso, no gusta a nadie. Nunca. Se nos llena la boca hablando del cambio y el beta permanente, pero a veces, incluso “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, genera un cierto regusto en nosotros.

El final no te ha gustado porque significa que ya no habría más Juego de Tronos, porque lo que hasta ahora sí, ahora ya no…

 

– No se puede contentar a todo el mundo, nunca llueve a gusto de todos. Y el final de Juego de Tronos, no iba a ser menos.

Crees que te mereces otro final, que no es justo que unos hayan acabados exiliados y otros en el Trono, que la historia no indicaba que fuera a será así. Se te olvida que esta historia, a pesar de haberte metido de cabeza en ella, no es tuya, simplemente eres un espectador sin voz ni voto para el desenlace y desarrollo de la historia.

 

– Las expectativas creadas en 10 años han sido muchas, las esperas entre estreno y estreno han alimentado a un monstruo. Esto se veía venir y  en lugar abrirte a cualquier final, dado que no era tu historia, fuiste creando hipótesis y alimentando teorías porque hiciste tuya la historia de los Stark, los Lannister o Meñique.

Dicen que la decepción es el resultado entre lo que ocurre en realidad y lo que pensaste que iba a ocurrir. Así que un adecuada gestión de la expectativas, te hubiese ayudado muchísimo a asumir mejor el final de la serie

 

Y ahora ¿qué? ¿Quién llena esta vacío? ¿Qué harás con esta melancolía que sientes al saber que no habrá más temporadas? Ni más teorías sobre cómo morirá el Rey de la Noche o cuál será el próximo traidor en desaparecer.

Tranquilo, estoy segura de que pronto llegará alguna serie, libro o historia que conseguirá entretenerte. Pero también estoy segura de que tardará en llenar su espacio como lo ha hecho la historia del trono de hierro y la rompedora de cadenas.

 

Imagen: google.com

 

 

 

, , ,

First Dates, selección por valores y autoconocimiento

A estas alturas me imagino que conoces el programa “First Dates”.

 

Parece ser que nadie lo ve, pero tiene una tasa de audiencia de las más fieles de la cadena en la que se emite y ya lleva unas cuantas temporadas. He de decir que yo no la veo, pero sí he visto fragmentos en algún programa que me han hecho reir, sorprenderme y reflexionar a partes iguales.

 

De ahí, este post…

 

Varias personas a las que considero muy interesantes y a las que quiero muchísimo, siguen este programa e insistieron durante meses en lo que se aprende de relaciones al verlo. Y tanta insistencia me hizo ver un programa entero (o casi).

 

Y más allá de la vergüenza ajena que he sentido siempre de tener que buscar al “amor” en la televisión también llegué a la conclusión de que puedes aprender mucho de las relaciones. De un tipo determinado de relaciones.

 

Y de repente lo ví claro: más first date y menos caretas.

 

Y con esto me refiero a algo que me gustó especialmente: la claridad con la que las partes exponen sus intereses y ofrecimientos para llegar a establecer una relación a futuro. Me encanta desmenuzar el comportamiento humano y extraer pautas que se repiten en ellas. Y aquí lo vi claramente.

 

En una primera cita (con o sin tv de por medio), deberíamos explorar los intereses de la otra parte y comprobar lo alineados que están con los nuestros, qué grado de discrepancia existe entre ambos y las expectativas de la duración de la relación. Al igual que un proceso de selección…

 

¿Sueles hacerlo?

¿Has vivido alguna entrevista de esta forma?

Pues ya empezamos mal si no es así, estés en la parte en la que estés.

 

El ver como dos personas que no se conocen de nada se preguntan a saco qué esperan de ellos, de la vida, de la conexión que van a establecer y exponen lo que están dispuestos a ofrecer, me hizo pensar que ojalá tuviésemos más first dates sinceros y menos opacidad a la hora de iniciar una relación con otra parte.

 

Cierto que es un programa y tendrá un guión, que no sea más que un puñado de personas corrientes cumpliendo un papel, pero la idea de base para empezar una relación…Me encanta! La admiro, en el fondo, es envidiable.

 

Y si me lo llevo al campo de la selección, me recuerda al motivo de que la selección por valores, sea tan complicada de implementar pero sea de las más interesantes y efectivas.

 

¿Cuál es el vínculo por el que nuestras relaciones y la selección por valores se encuentran con tanto impedimentos?

 

– Valores alineados: ambas situaciones requieren de confluir en una serie de valores vitales básicos, deben estar alineados para que la existencia de su unión tenga sentido. Esta es la parte más sencilla de identificar en este vínculo: te relacionas y encuentras cómodo con quienes sienten la vida como tú o tú como ellos. Punto.

La dificultad está en identificar estos valores en cada uno de estas partes, pues los valores son los principios que rigen tu vida, que dan sentido a tus actos. Pero su construcción y existencia no ha dependido solamente de ti, sino de tu educación, cultura, entorno y el cómo has ido integrando todo eso en tu existencia.

Qué complicado ¿verdad?

Ahora llévate eso a una organización compuesta por personas que aportan cada uno de sus valores con el crisol de matices que ello implica…

Sudores en frío me entran a mí.

 

– Autoconocimiento: falta de claridad propia. Cómo vamos a intentar conocer los valores del otro y ver si están alineados con los nuestros…si desconocemos los nuestros! Tanto a nivel personal como organizacional, el identificar los valores en los que se sustentan nuestras acciones y articulan nuestra misión, es sumamente complicado, laborioso y doloroso. Mi experiencia con personas y organizaciones en proceso de cambio profundo, me dice que la ruptura con la situación actual se produce por variaciones internas de esos valores respecto al entorno/relación en la que se encuentra. Y ocurre aún sin identificar, simplemente “la cosa deja de funcionar”.

Para que todo se desarrolle de la mejor forma posible, es necesario un proceso y trabajo de autoconocimiento profundo y continuo. Y para eso, no siempre estamos preparados.

 

Te hablo de personas.

Te hablo de organizaciones.

Te hablo de valores.

 

– Miedo al rechazo, postureo, mejor versión, falta de sinceridad. Poniéndote en el mejor de los casos, de tener claramente definidos tus valores, cuando empiezas una relación personal o profesional ¿tienes la capacidad suficiente para exponerlos con sinceridad, transparencia y asertividad? Pues la verdad es que no…

Empezar algo nuevo siempre implica miedos, inseguridades, dudas que son parcheados con medias verdades, complacencias o rigideces al darnos de bruces con los valores de la otra parte.

Querer gustar y encajar a toda costa, supone falsear, mentir, maquillar ¿estás dispuesto a ello? No pasa nada si eres consciente de que ello va a implicar una serie de consecuencias como ser coherente a futuro con lo que has expuesto o de que la otra parte se pueda sentir engañada al descubrir que no es tal y como lo contaste en esa primera cita.

No olvides las efectos de mentirte a ti mismo, aunque eso me da para otro post completo…

 

– Dificultades de comunicación y transmisión de ideas. En el supuesto de que te conozcas a la perfección y de que no tengas temor alguno a ser rechazado cuando te encuentras en relaciones personales / profesionales con valores dispares ¿sabes transmitir tus ideas con claridad?

Gran parte de los problemas de las relaciones interpersonales son por la dificultad de expresar con claridad aquello que quieres, sientes, necesitas. Y también por la falta de escucha activa de lo que los demás te quieren transmitir.

 

¿Has identificado cómo es tu nivel de comunicación?

¿Has evaluado cómo te expresas, escuchas, observas y analizas la información que comunicas y recibes?

¿Eres consiciente del impacto de tu comunicación?

 

Ahora súmale todo esto a transmitir algo tan complicado como son los valores, esos pilares que sustentan tu vida y que, aún con la misma denominación, suponen diferentes significados para cada unos de nosotros.

 

Viendo todo esto, lo sorprendente es que tengamos relaciones personales duraderas y que en los procesos de selección consigamos predecir con éxito el ajuste entre candidato y organización o un equipo ya formado.

 

Por eso te invito a que tengas más first dates de las buenas y menos máscaras.

 

Imagen: google.com