, , ,

Lo que nunca te han contado sobre porqué NO pasas a la fase de entrevistas de trabajo

He dudado mucho de escribir este post, y más en este momento. Y mis dudas tienen que ver con la cantidad de textos que hay sobre este tema, pero no por no caer pesada o no ser un tema innovador, si no porque tenga el mismo efecto en ti que el resto: NINGUNO!

Te imagino con un hacha frente a la escalera que te llevará a conseguir que te citen para una entrevista, agarrándola bien fuerte para ir destruyendo cada peldaño que hará acercarte más al empleo que buscas.

Y te imagino así, porque no me explico que después de tantos artículos sobre ello, tanta información al respecto, tantas personas dedicadas a ayudarte a pasar este proceso y aún así, sigas cometiendo los mismos errores. Tienes frente a tí una escalera más segura y corta hacia el objetivo que buscas y te empeñas en coger la tortuosa, la de costumbre o de ir poniéndote trabas a ti mismo.

Disculpa si el tono del post te resulta duro, incluso cruel en algún momento al sentirte identificado con lo que lees, pero he visto que mi esfuerzo por utilizar un lenguaje positivo y meloso, para llegar a ti de maneras más dulces, no me resulta eficaz.

Con lo que me he propuesto decírtelo de otra forma, centrándome en lo que NO es bueno para ti en el proceso de selección, sobre todo el parte que más expectativas genera pero que también más disgustos da: la fase del envío de candidaturas, ya sea como respuesta a una oferta o como autocandidatura.

Bien, vamos al grano. Prepárate porque vas a ver muchos NOes, y en mayúscula, a ver si con esta fórmula consigo que te quede grabado a fuego.

– Descripción de la oferta: NO me envíes correos para preguntarme por lo que se pide en la oferta de trabajo si NO te lo has leído antes varias veces. Antes de enviar un mensaje al correo que trae la oferta difundida (o sea, que sí que has leído parte, ajá…), por favor, repásala varia veces. Léete bien el texto, las condiciones, las fechas, las referencias… NO olvides comprobar que la oferta venga con una imagen adjunta donde aparezcan más datos de los que figuran en la red social o medio en la que sale publicado. Pero sobre todo, piénsatelo dos veces antes de enviar un correo preguntando por datos que puede que ya estén publicados. Simplemente piensa en la imagen de despiste o desinterés que estás transmitiendo, y desde ya, estás dejando en tu #marcapersonal.

Invasión del espacio, sobrepasar límites: si la oferta NO ofrece datos de la empresa que selecciona o fecha concreta de duración del contrato, te aseguro que es que NO quiere hacerlo, sus motivos tendrá. Y si no estás de acuerdo en este tipo de procesos, es tan sencillo como no participar. Lo que NO es aconsejable es que te pongas en contacto con la empresa o persona encargada del realizar el proceso a través de diferentes redes sociales y saturar su correo con mensajes para pedir más información, a sabiendas de que el anuncio no la ofrece. Lo mismo que conseguir el teléfono de quien lleva a cabo la selección, sin conocerla de nada, y llamar (insistentemente), enviar whatsapp o 30 mensajes. NO y NO, así NO.

– Plazo de recepción de candidaturas: si una oferta tiene un plazo de recepción de cv, respétalo: NO me envíes una candidatura fuera de plazo, después de una semana o incluso un mes, y además me digas en el mail que ya sabes que está fuera de plazo, pero “por si suena la campana” (verdad verdadera que me ha ocurrido). Las fechas de admisión de candidaturas dependen de inicios de contrato, proyectos o decisiones del cliente, por lo que una vez que finaliza el plazo, es muy poco probable que se admitan más. De ser así, lo que se hace es volver a publicar la oferta ampliando el plazo. Y digo yo, ya que me lo envías fuera de tiempo, hazlo con estilo, con gracia y NO me digas, cosas como “por si acaso”, “haber si hay suerte” o “por probar, no pasa nada”. NO me digas eso, NO me lo digas, por favor.

Envío de candidatura: al enviar tu cv, tu carta de presentación, tu portfolio o aquello en lo que me puedas transmitir que te elija a ti frente a otros participantes en el proceso, NO te olvides de adjuntarlo!. Si está vacío, me hará perder el interés por tu perfil pasando rápidamente a otros candidatos que sí lo han añadido al correo. Comprueba que todo está anexado antes del envío en el formato más accesible para la mayoría de sistemas operativos. Y si no es así, NO dejes de recordármelo en el correo, te agradeceré muchísimo el no pelarme con el documento hasta darme cuenta de que no tengo el programa adecuado para descargarlo.

– El contenido del mensaje: la guinda del pastel. NO sé ni por dónde empezar…. Puedes saludar de manera más formal (Estimad@s Señor@s) o informal (Hola!), pero hazlo. Cada vez que abro un mail y me encuentro directamente con un documento adjunto, se me quitan las ganas de abrirlo, te lo prometo. Siento ser tan sincera, pero a la mayoría nos pasa y creo que es bueno que lo sepas. El contenido del mail indica tu estilo y forma de relacionarte con tu entorno, y este que te acabo de comentar, NO me gusta en absoluto.

Si te apetece, aprovecha para hacer una pequeña introducción de lo que puedes aportar al puesto de trabajo, de las ganas de trabajar en el sector de la oferta o sobre cómo has conocido la noticia, pero bajo NINGÚN concepto me quieras dar pena, ni contarme tus miserias. Estoy buscando personas que me cautiven por sus #talentos NO por sus necesidades, espero que me comprendas a pesar de la crudeza de mis palabras. Es así.

Y por favor, NO te desvalorices en las primeras líneas en las que te conozco. NO me cuentes que no tienes nada de experiencia en el sector y que posiblemente te descarte. NO me digas que eres demasiado joven/mayor para el puesto y que seguro que ya hay candidatos mejores que tú… Por Dios! Ponle ganas y #ponteenvalor! Necesito que te creas que tienes mucho hacer en este proyecto y en esta oportunidad para poder creérmelo yo, NO me lo pongas tan difícil a los 3 minutos de conocerte.

Información sobre tí, elaborada y diferenciadora, tu #marcapersonal: cuando abra los documentos adjuntos, NO es bueno para ti que me encuentre una carta de presentación dirigida a otra persona o que tu cv tenga como última fecha de actualización la del estreno de Harry Potter. NO es bueno, NO lo es, y cada vez que ocurre esto me haces pensar en, más allá de que nadie está libre de cometer errores, si pondrás el mismo interés, atención y esfuerzo en el puesto de trabajo para el que postulas. Necesito ver una propuesta de valor en toda regla, ya sea con el formato del cv, el contenido del portfolio, los enlaces a los que me diriges de tu blog o perfiles sociales, a las imágenes que anexas sobre tu trabajo… Algo que me diga rápidamente que NO eres uno más del montón, porque yo sé que no lo eres, pero me pierdo ante esa información caótica y desactualizada que me ofreces.

– Pedir información sobre el estado de la candidatura: si la persona de contacto te ofrece la posibilidad de solicitar información sobre el estado de tu candidatura (que es lo suyo…), hazlo! Pero NO a los 2 minutos de haber recibido el correo donde se te informa de ello y dentro del plazo de recepción de candidaturas. Y si de paso, cuando te responden sobre la fase en la que se encuentra tu cv o cualquier tipo de información adicional que hayas solicitado, lo agradeces, NO estaría de más. A los que nos dedicamos a estas cosas, también nos gusta que nos valoren y agradezcan el trato amable y correcto.

 

En fin, pues poco más puedo añadir sobre los motivos sobre los que posiblemente NO te permitan pasara a la siguiente fase del proceso de selección, al siguiente peldaño de esa escalera que parece no tener fin para ti. Si NO te ha resultado ofensivo, hiriente ni demasiado directo, házmelo saber, me pondré ahora mismo con una segunda parte que tiene que ver con las entrevistas en este mismo tono.

Imagen: google.com

21 comentarios
  1. Gabriel Redondo
    Gabriel Redondo Dice:

    Hola Jessica, “desafortunadamente” he tenido que pasar por numerosos procesos de selección, y he aprendido muchas cosas. Precisamente todo lo que comentas en este artículo, que me parece vital y necesario a tener en cuenta por los candidatos cuando se postula a un nuevo puesto. Por el tono, no te preocupes, es el que hay que empezar a usar en mucha ocasiones ya (me parece hasta suave jeje ;)). Eso sí, me encantará también ver un post desde el punto de vista de la otra parte, la del candidato, que seguro también tiene (o tenemos) mucho que aportar a la manera de tratarnos en los procesos. Como siempre, un placer leerte! 🙂

    Responder
  2. Marta Diaz
    Marta Diaz Dice:

    Hola!! Muy interesante, y es cierto que cometemos los errores sin saber como se perciben desde el otro lado. Al menos yo me he sentido muy identificada en alguno de los puntos, así que si, por favor, continua escribiendo la segunda parte que me quedo con ganas de saber como hacer para destacar mi candidatura frente al resto de los 500 candidatos que tienen menos edad, más formación y menos pretensiones económicas que yo. Mil gracias. Marta D.

    Responder
    • jessica
      jessica Dice:

      Hola Marta, me alegro que te resulte interesante. Ya estoy manos a la obra con la segunda parte basada en la entrevista, pero también sobre lo que NO se debe hacer si quieres ser un buen profesional de la gestión de personas. En este otro lado, también es necesario un ejercicio de reflexión sobre los NOes… Mil gracias por dedicar tu tiempo al blog, un abrazo enorme!

      Responder
  3. Lourdes
    Lourdes Dice:

    Hola buenas tardes, me ha gustado mucho éste post porque es muy directo y claro. En mi opinión no deja dudas. Enhorabuena por éste trabajo y muchas gracias por la ayuda. A mí personalmente, me gusta ampliar mis conocimientos. Gracias y espero que pueda y quiera realizar la segunda parte. Reciba un cordial saludo.

    Responder
    • jessica
      jessica Dice:

      Hola Lourdes, me alegra saber que la claridad del enfoque no lleva a verlo como una ofensa o burla, al menos en tu caso. Mi intención es “rascar” y aclarar esos pequeños detalles de los que a veces no somos conscientes y pueden marcar la diferencia de subir un peldaño más o no. Un abrazo inmenso y mil gracias por verlo como un ayuda, y además, hacérmelo saber con tu comentario.

      Responder
  4. Edgar Rolando Rojas
    Edgar Rolando Rojas Dice:

    Es un aprendizaje día a día, el que nos haga reflexionar Jessica respecto a los mismos errores que cometemos en algunas circunstancias del bloqueo mental por la misma ansiedad de encontrar pronto ese anhelado trabajo, gracias por decirnos la verdad de frente, como debe de hacerse, usted es una persona con ese esquema mental en que nos ayuda a salir de la negatividad conociéndonos a nosotros mismos. Muchas gracias,

    Responder
    • jessica
      jessica Dice:

      Hola Edgar, muchísimas gracias por comentar en blog y admitir que todos necesitamos pequeños toques de atención para mejorar en el día a día. Mi idea no es la de ofender, ni muchísimo menos, pero sí tocar aspectos dejados de tener en cuenta que pueden ser un factor importante en la subida de peldaños hacia el puesto. Un abrazo enorme y gracias por hacerme llegar tu sentir.

      Responder
  5. Graciela Fernández
    Graciela Fernández Dice:

    Sinceramente, parece que los que estamos en búsqueda de empleo somos los que hacemos las cosas mal, pero no siempre es así, de hecho la parte de los reclutadores deja, en ocasiones, mucho que desear.
    Lo más preocupante es cuando las ofertas publicadas tienen información incompleta(sin salario, sin tipo de contrato, sin funciones claramente definidas…)y luego en la entrevista tampoco te lo cuentan…vergonzoso . Sin embargo, cuando nos requieren para acudir a la entrevista (y vamos felices!) se nos solicita todo tipo de información, no solo lo que ya está en el CV que casi nunca se ha leído el reclutador previamente , sino que además te preguntan por clientes, empresas y temas que por confidencialidad te gustaría callarte. Y hablo de vacantes a puestos directivos, como si fuéramos recién licenciados. Una auténtica falta de respeto.
    Creo que en los procesos de selección hay 2 partes interesadas y ambas deberían poner de su parte.
    Es la humilde opinión de una persona que acude a entrevistas y ve, día tras día, que los errores de tu guión, Jessica, no los cometo y sigo callándome la boca cuando muchos “profesionales de RRHH” deberían escuchar sus puntos débiles y no criticar lo que los demás hacen mal.
    Un saludo,

    Responder
    • jessica
      jessica Dice:

      Hola Graciela, mil gracias por comentar en el blog. Nada más de lejos de lo que pretendo que culpabilizar a nadie de nada, pero sí de responsabilizar a cada uno de sus posibles mejoras. Y todo lo que he comentado es memorable, muy memorable es muchos candidatos. Si bien es cierto, del lado de los “profesionales” de la gestión de talento (RRHH de toda la vida, vamos…) también hay tanto que mejorar, que cuando me ponga con el post que tengo empezado, tendrá que tener varias partes. Hay muchas faltas de respeto en las partes interesadas, y creo que proviene de no valorar al otro ni al proceso en sí mismo, y lo digo con conocimiento de causa. Candidatos que se lo toman como un juego o una lucha (a ver quién es más fuerte) y “profesionales” que se creen Dioses jugando con los intereses y necesidades ajenos. Mucho por aprender de parte y parte, de ahí mi reflexión… Todo lo que comento y lo que está dando de sí este post, está haciendo que tenga ya otros 3 iniciados, imagínate para cuánto da el tema. Un abrazo inmenso y gracias de nuevo por aportar tu visión en el blog.

      Responder
      • Graciela Fernández
        Graciela Fernández Dice:

        Gracias Jessica por responder a mi comentario ya que ahora sí estoy todavia más de acuerdo con tu visión del asunto.
        Es verdad que es un tema difícil porque las 2 partes tienen sus propios intereses y, al final, se trata de seleccionar al candidato que mayor valor pueda aportar a una empresa y, por tanto, que dicha empresa se beneficie de ello y pueda generar resultados positivos. Por lo que un error en la selección supondría un problemón(a mi entender). Pero también es verdad que hay candidato suelto que …tela. Fíjate! Mañana tengo una entrevista en la que no sé cuál será mi futura empresa, pero voy super ilusionada y con la intención de disfrutar de la experiencia, sea la que sea. Ya te contaré.
        Mucha suerte con el blog! Te seguiré también por aquí 😉
        Un abrazo,

        Responder
        • jessica
          jessica Dice:

          Hola de nuevo, Graciela. Por supuesto que es una situación compleja: el reclutador quiere lo mejor para su cliente, algo que a veces es muy difícil de cumplir, y el candidato quiere encajar en la oferta. En muchas ocasiones, ambos intereses no confluyen. Para mí es básico que se vaya a la entrevista relajado y seguro, pero también a todos los factores e imprevistos que puedan surgir, para dejar la mejor huella posible en la empresa. Quizás no sea este el momento, pero si te recuerdan por algo bueno, te llamarán. Un abrazo enorme y cuéntame, por favor, cómo ha ido la entrevista! Gracias por seguirme y por comentar en el blog.

          Responder
    • Gabriel Redondo
      Gabriel Redondo Dice:

      Hola Graciela, estoy muy de acuerdo también con tu comentario. Creo que Jessica explica muy bien lo que se va encontrando cada día. Esto existe, no nos engañemos, y lo debemos mejorar. Es un punto de vista que también hay que tener en cuenta, porque hay profesionales de RRHH que trabajan muy bien (y por cierto, si los encuentras, agradéceselo, te será tenido en cuenta, te lo aseguro). Aunque seguro que no es tu caso, quizás hay cosas del post que viene bien recordar para afinar nuestras búsquedas y entrevistas. De todos modos, tengo que hablar desde la parte del candidato y exigir procesos claros, éticos, con trato de persona a persona, no somos números, ni productos de intercambio. Hay que hacer ver que el mundo va girando y un día puede ser que las sillas se cambien. Un abrazo! 😉

      Responder
      • jessica
        jessica Dice:

        Hola de nuevo, Gabriel. Incluso yo, desde la propia selección, exige procesos, claros y éticos, donde no se obligue al reclutador a generar tensión en el candidato como mejor forma de evaluar sus competencias. No es cuestión de que cambien las tornas en algún momento, es cuestión de ser profesional y para mí, eso implica tratar al candidato con respeto mientras velo por los interese de mi cliente. Qué complicado se hace a veces, ni te imaginas!!! Un abrazo enorme y gracias por participar de manera tan activa!

        Responder
  6. Susana
    Susana Dice:

    Hola Jessica
    Gracias mil gracias, con tu permiso utilizaré esta entrada en una formación que imparto, en la que hemos hablado de manera transversal sobre el tema y que, como tu dices, parece que al utilizar un tono muy asertivo parece que no llega a calar.
    Estoy deseando conocer la segunda parte.
    Un abrazo y gracias de nuevo por hablar alto y claro.

    Responder
    • jessica
      jessica Dice:

      Hola Susana, muchísimas gracias por comentar en el blog. Qué ilusión me hace que me digas eso! Será un placer poder aportar desde “aquí”! Cuéntame qué tal lo reciben en clase y utiliza siempre que quieras el material. En realidad, no deja de ser asertivo, pero el tono directo y claro, “rasca” un poquito más y mi idea es que llegue más hondo que con abrazos y palabras dulces. La segunda (y tercera parte) ya en marcha!! Un abrazo enorme!

      Responder
  7. pepa
    pepa Dice:

    Muchas gracias Jessica, muy amable por compartir!!
    Pero sinceramente esperaba encontrar otras respuestas a la inquietud de por qué a veces no somos seleccionadas/os!!
    Creo que los consejos que nos has dado a parte de totalmente necesarios, son más que obvios y de sentido común, PERO lo malo, es que aún haciendo las cosas tal y como tú dices, NO se obtenga el resultado que queremos/merecemos!!
    Esa sí sería una buena información, al menos para mi!!Ese es el misterio y rara vez tenemos un pequeño feed back, del proceso de selección y los resultados, que tanto nos ayudaría!!
    Un saludo y gracias de nuevo!

    Responder
    • jessica
      jessica Dice:

      Hola Pepa, mil gracias por comentar en el blog. Me alegra muchísimo que te parezca interesante el post, y que además tengas más inquietudes. A veces, sobre todo por el momento en el que nos podemos encontrar, nos cuesta comprender el motivo de no ser el candidato adecuado. En la mayoría de ocasiones, escapa a nuestro poder y no lo podemos controlar. Por eso, una de las principales recomendaciones es conocerse bien de cara a defender tu posición, identificar potencialidades y carencias y asumir que no siempre se es el adecuado. Es una lástima que no se incluya un apartado de feedback respecto a los motivos por los que no pasan los candidatos, sería una experiencia muy positiva para la empresa (su imagen empleadora) y para el propio candidato.
      En el blog hay varios post sobre esto, si te apetece, echa un vistazo y me comentas. Un abrazo enorme!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *